ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

martes, 30 de agosto de 2016

EL FAMOSO ATENTADO DE SARAJEVO



Gavrilo Princip nació en 1894 en una aldea de Bosnia. Era uno de los nueve hijos, que trajeron sus padres al mundo, de los que 6 murieron durante la infancia. Su familia era muy modesta y se dedicaba a la agricultura, en un terreno alquilado. Los dueños de las tierras en
Bosnia solían ser los turcos. También, su padre, se dedicaba al transporte de mercancías en carretas hacia Dalmacia.
Parece ser que el sacerdote ortodoxo que lo bautizó se empeñó en que le pusieran ese nombre, porque así protegería al bebé el arcángel Gabriel.
El chico era muy estudioso y a base de becas, pudo realizar ciertos estudios. Incluso, su hermano, intentó meterlo en una academia militar, aunque luego cambió de idea y lo matriculó en una Escuela de Comercio.
En 1910, Princip, fue un gran admirador del terrorista Zerajic y confesó que muchas noches fue a meditar junto a su tumba.
En 1911, decidió unirse a la Joven Bosnia, una organización que buscaba la separación del Imperio y la unión con el reino de Serbia.
En 1912, fue expulsado de la Escuela de Comercio, por haber participado en una manifestación contra el Imperio.
De allí se fue andando hasta Belgrado, donde se ofreció como voluntario para integrar las guerrillas que luchaban contra los turcos. A pesar de su buena voluntad, fue rechazado debido a su baja estatura.
Regresó muy desmoralizado a Sarajevo, donde se encontró con miembros de otras organizaciones y allí fue donde recibió formación en el uso de  armas y  bombas.
En 1913, el Gobierno del Imperio prohibió muchas organizaciones nacionalistas  y culturales serbias. En especial, las que estaban en el territorio de Bosnia-Herzegovina, donde, por entonces,  gobernaba Potiorek. No hay que olvidar que ya existían malas relaciones entre el Imperio y el reino de Serbia.
De todos es sabido que el 28/06/1914, el archiduque Francisco Fernando y su esposa Sofía Chotek, una aristócrata de origen checo,  visitaron Sarajevo, donde aparte de saludar a las autoridades, pensaban inaugurar un nuevo museo.
Precisamente, ese día era su decimocuarto aniversario de boda y, según dicen, por eso se les permitió viajar juntos, porque, habitualmente, lo tenían prohibido.
Lo curioso es que el Gobierno austriaco no les aportó la correspondiente escolta, como solían hacer siempre, lo cual ya es muy sospechoso.
Realmente, como él era el inspector general del Ejército del Imperio Austro-Húngaro, estuvo presenciando las maniobras que se hacían todos los años por esa fecha y que ese año se hicieron en el territorio de Bosnia-Herzegovina. Luego, la pareja aprovechó ese viaje para dirigirse a Sarajevo, adonde habían sido invitados por el gobernador militar, Potiorek.
Esta unión nunca fue bien vista por Francisco José y, por ello, les hicieron firmar que los hijos que tuvieran nunca tendrían derechos sobre el trono, porque a ella la consideraron de categoría inferior a él. Por eso, nunca podía ir en público a su lado. Las tonterías del protocolo.
De hecho, para que el emperador consintiera ese matrimonio, tuvieron que hacer de intermediarios delegados del Papa León XIII, del zar Nicolás II de Rusia y del káiser Guillermo II de Alemania. Al final, lograron convencerle. Así que se casaron y tuvieron tres hijos.
También hay que decir que a los serbios no les hizo ninguna gracia que eligieran ese día para la visita, pues era un día festivo en Serbia, donde se recordaba una importante victoria , lograda en 1389, en Kosovo, sobre los turcos.
Incluso, es preciso recordar que el archiduque estaba en el punto de mira de los nacionalistas serbios, porque, se rumoreaba que, cuando llegara al trono pretendía dar mayor libertad a los diferentes territorios que componían el Imperio para crear una especie de Estados Unidos monárquicos.
Evidentemente, esto no les hacia ninguna gracia a los nacionalistas serbios, porque les iba a estropear su sueño de crear la Gran Serbia.
Incluso, se afirmaba que el archiduque ya tenía un gabinete en la sombra, trabajando en estas ideas, para ponerlas en práctica a la muerte del emperador.
El heredero y su esposa llegaron por la mañana, en tren, a Sarajevo. Allí les esperaban las autoridades, presididas por el gobernador Potiorek.
La comitiva se componía de 6 coches. Parece ser que los agentes de seguridad se montaron, por error, en el primer coche, en lugar de hacerlo en otro más próximo al tercero, que es donde viajaban las personalidades, que, se supone,  debían proteger.
Así que en el primero se montaron el jefe de seguridad, junto con varios agentes locales. En el segundo, iban el alcalde y el jefe de la Policía de Sarajevo.
En el tercero, iban el archiduque y su esposa, junto al gobernador Potiorek y un teniente coronel austriaco.
Efectuaron una primera visita de inspección a un cuartel, para luego continuar viaje, como estaba previsto,  hacia el ayuntamiento de Sarajevo.
La comitiva pasó por un lugar donde había varios terroristas esperándole. Los dos primeros, que estaban armados, no pudieron reaccionar a tiempo.
Sin embargo, el tercero, que estaba en la acera de enfrente, lanzó una bomba, la cual golpeó la capota del coche y rebotó hacía atrás, estallando delante del cuarto coche e hiriendo a unas 20 personas. Otros dicen que fue el archiduque el que la desvió con su brazo hacia atrás.
A partir de ahí, los coches de la comitiva aceleraron y consiguieron llegar al ayuntamiento. Mientras tanto,  el terrorista se tragó su cápsula de veneno y se tiró al río. Eso no fue muy efectivo, porque el veneno no estaba en buen estado y el río estaba casi seco. Así que lo detuvieron enseguida. La Policía lo tuvo que proteger antes de que la gente lo matara a palos.
Posteriormente, el heredero y su esposa, fueron recibidos por el alcalde, que no sabía lo que había ocurrido, el cual, cuando iba a pronunciar el discurso de bienvenida, fue interrumpido por el archiduque, que estaba bastante cabreado. Menos mal que su mujer lo calmó y el alcalde pudo seguir con su discurso.
Luego, el heredero,  leyó el suyo, acabando por dar las gracias al pueblo de Sarajevo, que se había alegrado por el fracaso del intento de
asesinato. También aprovechó para enviar un telegrama al emperador, explicando lo sucedido y diciendo que ambos habían resultado ilesos.
De todas formas, Francisco Fernando, insistió en que quería ir al hospital a visitar a los heridos, cancelando el resto de los actos en la ciudad.
El gobernador Potiorek decidió que sería mejor seguir un camino recto hasta llegar al hospital, pero se le olvidó comunicárselo al conductor.
Parece ser que, en cierto momento,  el gobernador le indicó al conductor que diera la vuelta, para tomar el otro camino y llegar más rápidamente al hospital.
Mientras tanto, Princip, tras saber que el atentado había resultado fallido, se fue a una cervecería para confundirse entre la gente. Cuál no sería su sorpresa, cuando, por una ventana del bar vio el coche del heredero, maniobrando lentamente para dar la vuelta.
No se lo pensó más y salió a la calle, disparando dos veces a unos 5 metros del coche. La primera bala alcanzó a Francisco Fernando y la segunda a su esposa.
Los dos estaban heridos de gravedad. Fueron llevados a toda prisa a la residencia del gobernador. Sofía murió antes de llegar y él unos minutos más tarde.
Parece ser que el archiduque era un hombre al que le gustaba vestir con gran elegancia, así que solía hacerse coser las solapas del uniforme, para que no se le movieran con el viento. Dicen que este hecho fue un obstáculo para poder
abrirle rápidamente la guerrera y taponar la salida de sangre de la herida.
Los restos mortales de los archiduques fueron llevados a la ciudad costera de Trieste, lugar donde se celebraron los primeros funerales en su honor.
Los ataúdes fueron llevados a hombros de oficiales de la Armada, porque, a juicio de ellos, este cuerpo militar había sido muy bien tratado por el difunto y le estaban muy agradecidos.
Actualmente, sus restos reposan en la cripta de su castillo de Artstetten, en la Baja Austria, donde existe un museo dedicado a ellos.
Todos los implicados en este atentado fueron capturados. Unos enseguida y otros, un poco  más tarde.
Tras el asesinato de los archiduques se hizo todo un progrom anti-serbio en Sarajevo. Este duró hasta el día siguiente.
Algunos autores dijeron que “Sarajevo fue el frenesí del odio”. Los que hicieron ese progrom no fueron los austriacos, sino los croatas y los musulmanes contra los serbios. También hubo disturbios contra los serbios en Zagreb y en Dubrovnik.
El Gobierno imperial encarceló a unos 5.000 serbios, condenando a muerte a unos 460, y dejando que la milicia de voluntarios, llamada “Schutzkorps”,  los persiguiera y matara a algunos de ellos.
Esta milicia estaba compuesta por unos 20.000 voluntarios croatas y bosnios. Se dedicaron, principalmente, a la limpieza étnica de los serbios y les obligaron a salir de Bosnia-Herzegovina.
No estaría de más indicar que, al igual que los serbios tenían una ideología nacionalista, que les hacía soñar con la Gran Serbia, los croatas, tenían otra igual que les hacía soñar con la Gran Croacia. De esto, ya hablaré en otro artículo.
También se produjeron saqueos en Sarajevo en las tiendas propiedad de los serbios. Durante unas horas, reinó el caos en esa ciudad, con la complicidad de las autoridades austriacas.
Algunos de los implicados en ese acto terrorista, supongo que, tras un duro interrogatorio, confesaron que las órdenes procedían de tres militares serbios: Dimitrijevic, Ciganovic y Tankosic. Con esto, quedaba claro que no era un simple atentado terrorista, sino un acto de agresión por parte de otro país, con el que ya estaban anteriormente enemistados.
Evidentemente, este acto les sirvió muy bien como pretexto  para declarar la guerra a Serbia. Antes de ello, el 23/07, el Gobierno austriaco, envió un ultimátum con 10 puntos, con unas exigencias bastante humillantes,  a Belgrado.
Sorprendentemente, Serbia aceptó todos menos el número 6, que se refería a la aceptación de policías austriacos para investigar el asesinato dentro de Serbia. Eso le sirvió muy bien de excusa al Imperio. El 28/07 comenzó el ataque del Imperio a Serbia.
Mientras tanto, el juicio contra los asesinos del heredero y su esposa se celebró en Sarajevo entre los días 12 y 23 de octubre y el fallo se supo el 28 del mismo mes.
La estrategia de los abogados defensores fue que los mayores de edad, que podrían ser condenados a muerte, dijeran que habían sido amenazados para perpetrar el acto.
Mientras que los menores intentaron en todo momento camuflar que la Inteligencia serbia se hallaba detrás de la organización del magnicidio.
No obstante, el tribunal dio por probado que, aparte de los implicados, los servicios de Inteligencia de Serbia, habían estado implicados en estos asesinatos. Ese fue el pretexto para declarar la guerra.
Siguiendo la Ley vigente en el Imperio, los menores de 20 años eran menores de edad y no podrían ser condenados a muerte, aunque, realmente, Bosnia-Herzegovina, no era parte integrante del Imperio, sino un protectorado.
Hubo ciertas discusiones acerca de la edad de Prinzip, parece ser que cumplía los 20 años el 25 de julio de 1914. Lógicamente, cuando cometió el crimen aún no los había cumplido. Este error vino dado, por una divergencia en el mes de nacimiento entre los libros del registro y los parroquiales. Se optó por dar validez a los últimos.
Se dictaron 5 condenadas a muerte. Sin embargo, como el ministro de Finanzas y nuevo gobernador de Bosnia, había pedido clemencia al emperador, se conmutaron dos de ellas por la pena de 20 años de cárcel.
En resumen, tres condenas a muerte, que fueron ejecutadas mediante ahorcamiento,  el 03/02/1915, y una a cadena perpetua. Cinco condenados a 20 años, entre ellos, Gavrilo Princip. Siete condenados a diversas penas de cárcel. Finalmente, otros 9 más fueron absueltos y puestos en libertad.
Uno de los condenados a 20 años pidió perdón por carta a los hijos de los asesinados y éstos le contestaron, perdonándole sus crímenes. Éste también murió de tuberculosis en la misma cárcel que Gavrilo Princip, situada en Terezin, actualmente, en la República Checa.
Parece ser que la situación de Princip en la cárcel no era muy buena, pues debía de permanecer todo el día con un brazo encadenado, sin poder moverlo. Eso hizo que, con el tiempo, tuvieran que amputárselo.
Tampoco podía recibir visitas. Estaba encerrado en una celda, completamente aislado de los además y ni siquiera su familia sabía en qué cárcel se encontraba.
Princip murió el 28/04/1918 en la prisión de Terezin, debilitado por su enfermedad y por la desnutrición, debida al maltrato, las condiciones insalubres de su celda  y  la guerra. En sus últimos días, sólo pesaba unos 40 kg.
Tras su muerte, su cuerpo fue enterrado en una tumba sin nombre. No obstante, un soldado checo, pudo hacer un esquema, indicando la situación de la misma.
En 1920, ese esquema les fue de mucha utilidad a los serbios para desenterrar su cadáver y trasladarlo a una capilla en Sarajevo, donde se le enterró junto con otros héroes de San Vito.
La pistola utilizada por Princip, junto con la camisa sangrienta del archiduque, fueron regalados a un sacerdote jesuita, amigo de la pareja, a los que dio la extremaunción.
Posteriormente, se han prestado, para su exhibición pública, en el Museo de Historia Militar, en Viena y allí es donde ahora se encuentran.
Otra cosa curiosa es la casa donde vivió Princip en Sarajevo. Durante la I Guerra Mundial fue destruida por vez primera.
En la posguerra, fue reconstruida, por orden del nuevo Gobierno del reino  de Yugoslavia, para que fuera un museo.
En 1941, durante la II Guerra Mundial, Yugoslavia fue invadida
por los alemanes. Esta vez, la casa, fue destruida por los colaboracionistas croatas.
En 1944, el nuevo Gobierno comunista de Yugoslavia ordenó que fuera reconstruida y que volviera a ser un museo. Incluso, se hizo otro museo dedicado a este personaje en Sarajevo.
En los años 90, durante las guerras en Yugoslavia, esta casa, fue destruida por tercera vez y aún no ha sido reconstruida.
Sin embargo, en 2014, se ha inaugurado la reconstrucción casa natal de Gavrilo Princip, en su aldea, en la actual Bosnia-Herzegovina. Esta había sido incendiada por las tropas croatas en 1995.
Hoy en día, sigue en discusión la figura de Princip. Mientras que, para los serbios, fue un auténtico héroe, para los croatas y bosnios, sólo fue un terrorista.

5 comentarios:

  1. Aliado, me pones muy difícil hacer un comentario que quede a la altura de tus artículos "El destino de los terroristas del atentado de Sarajevo", "El famoso atentado de Sarajevo" y "Dragutin Dimitrijevic, el cerebro del atentado de Sarajevo". Tanto es así, que si escribo algo sobre el tema, pondré en mi blog un enlace que vaya directamente al tuyo.

    Mi artículo favorito es el que versa, cómo no, sobre Princip. Has elegido muy bien las fotos y has sido muy prolijo en detalles que no se conocen demasiado, incluso me atrevo a decir que tu artículo es el primero en el que he visto muchos de ellos; por poner un ejemplo, el relativo a que a Princip le amputaron el brazo por tenerlo encadenado.

    No creo que Austria-Hungría pudiera estar detrás del atentado, si por ello se entiende que conspiraron, pero está claro que no tenían mucho aprecio al archiduque y a su esposa Sofía y que el atentado vino muy bien al Imperio. No he visto nunca una foto de la pareja con cara de disgusto, pero está claro que una situación tan triste es una procesión que se lleva por dentro. Muy bueno el citar el detalle de la intercesión del Papa, el Zar y el Káiser para que pudiera casarse la pareja. Me imagino que sería una situación bochornosa generada por la intolerancia de Francisco José, aunque me sorprende de él porque se casó a quien quiso (otra cosa es cómo le saliera después).

    Volviendo a Princip. Muy sutil la forma de matar a Princip (y a los otros presos) haciendo pasarle condiciones penosas, una forma de hacerle tragar con la condena a muerte que se hubiera tragado de no ser por su minoría de edad... No hablo de aplicar la pena de muerte a menores que han cometido crímenes (ni a menores ni a nadie), pero sí de aplicar condenas justas en crímenes de adultos.

    Y volviendo al archiduque y su esposa. No sé si Sofía influyó políticamente en el heredero, pero creo que Francisco Fernando era una persona de ideas muy avanzadas (al menos respecto a su familia), y que hubiera podido hacer grandes cambios si le hubieran dejado. Es justo que se reivindique su figura.

    En cuanto a lo del Nobel, un apunte. Sé que un iluminado perteneciente a la Academia, propuso como candidato al Nobel de la Paz a Adolf Hitler.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para empezar, muchísimas gracias por tus elogios, que me parecen exagerados. Conozco tu blog y sé muy bien que escribes mejor que yo.
      Como verás, en el artículo sobre el destino de los terroristas de Sarajevo, no he hablado mucho de Princip, porque ya casi se ha dicho todo sobre él y solamente indiqué una serie de detalles, como el del brazo, que yo tampoco había conocido hasta esa fecha.
      También me parecieron muy sorprendentes las afirmaciones del doctor que se entrevistó con él en la cárcel y vio en qué situación se hallaba. Lo que me asombró aún más es que no pudiera hacer nada por él, como se supone que debería de hacer un médico.
      No sé si el Imperio tendría intención de eliminar a esta gente. Lo cierto es que a casi todos los fue agrupando en la misma e insalubre cárcel.
      Realmente, a Francisco Fernando, le dejaron viajar a Sarajevo en compañía de su esposa, porque, teóricamente se había desplazado a Bosnia en calidad de inspector del Ejército y no como heredero del Imperio. Por eso, se les veía tan alegres a los dos.
      Tampoco sé si el emperador quería eliminar a este molesto heredero, porque se le estaban acabando los candidatos al trono.
      Lo cierto es que fue una temeridad dejarlo ir hasta allí casi sin escolta, en un territorio que sabían que era muy hostil.
      Aparte de eso, el Imperio, buscaba cualquier excusa para meterse en una guerra con Serbia, porque ese reino estaba intentando sublevar a las minorías serbias que habitaban en el Imperio.
      Los serbios deseaban desorganizar el Imperio a base de montar continuas rebeliones internas, que produjeran una gran inestabilidad en ese país.
      Los rusos querían meterse dentro de Europa, como fuera, y, por eso, apoyaban todo lo que hiciera Serbia. Como ya sabes, creo que estaban muy interesados en que estallara cuanto antes la guerra, porque los austriacos habían capturado al mejor espía que tenían, el coronel Redl, y había que rentabilizar esos secretos, antes que cambiaran los planes militares en Viena.
      Tú has leído eso, pero yo recuerdo haber leído en alguna parte que, en plena II Guerra Mundial, una revista británica pidió el Premio Nobel de Medicina para el odiado Dr. Mengele, que no sé qué sería peor.
      Muchas gracias por tu comentario y saludos.

      Eliminar
    2. ¿Mengele Nobel de Medicina? ¡No tenía ni idea, qué miedo!

      En cuanto al doctor que atendió a Princip, igual es que no le dejaron hacer más por él. El psiquiatra Viktor Frankl contó que, cuando estuvo en los campos de concentración, colaboró como médico y la medicina más avanzada que le proporcionaban para tratar a los enfermos era aspirina. En fin...

      Y enhorabuena por tus cuarenta seguidores.

      Eliminar
    3. Pues sí. Lo acabo de comprobar y en la Wiki también viene indicado. Parece ser que lo propusieron porque descubrió que el ADN estaba dentro del núcleo de las células.
      Es normal que le proporcionaran pocas medicinas, al psiquiatra, para tratar a los presos de los campos, porque, precisamente, el objetivo de esos campos era matar a los presos.
      De nuevo, muchas gracias por tus comentarios y a ver si puedo leer muy pronto otro de tus artículos.

      Eliminar
  2. Impresionante la cantidad de datos, estoy escribiendo un articulo sobre el automóvil Graf & Stift.
    Y me gustaria saber mas que sucedio despues del 28 de junio.
    Hay versiones, que hablan que estaba en 1 museo que fue bombardeado en la 2 da guerra, sobreviviendo.
    Pero no aclaran en que museo, O SI es el mismo museo en que se encuentra actualmente ( museo militar de viena )
    ME QUEDA ESA DUDA.

    ResponderEliminar