ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

lunes, 10 de septiembre de 2012

VÍCTIMAS POCO CONOCIDAS DE LA GUERRA CIVIL (3)


Hoy voy a hablar de otro personaje poco conocido. Confieso que  no había oído ni leído nada sobre él hasta hace bien poco. Por otra parte, es normal, porque era un miembro de los Testigos de Jehová y en España, los protestantes, siempre han estado algo escondidos.


            Antonio Gargallo Mejía nació en Madrid en 1918, pero, al ser su padre funcionario de Prisiones, vivió en varios lugares de España.


            Se sabe que en los años 30 estuvo viviendo con su familia en Jaca y Zaragoza. En este último lugar fue donde nuestro personaje conoció a este grupo religioso.


            Su conversión no fue inmediata, sino que espero hasta estar convencido y en 1936 fue bautizado en el Ebro por dos misioneros británicos.


            Aunque tenía estudios de delineante, trabajó en una panadería, pero la dejó para predicar su nueva religión por todo Aragón.


            En 1937 fue llamado a filas por el bando nacional. Su destino sería el regimiento Aragón nº 17, con destino en Jaca.


            No tenía intención de presentarse en el cuartel, pero fue presionado por su familia y llegó a vestir el uniforme.


            Todavía no se había publicado en la revista “La Atalaya” la posición neutral de los Testigos sobre la guerra, aunque sí se había editado en la misma hacía unos años su posición de rechazo hacia la política de las naciones de este mundo.


            Nuestro personaje comunicó a sus superiores, en el momento de jurar bandera, que sus creencias religiosas le impedían empuñar un arma.


            Como le amenazaron, desertó e intentó huir a Francia por Canfranc, donde fue detenido y devuelto a su cuartel en Jaca.


            Durante su Consejo de Guerra, se le dio a elegir entre ir al frente o ser fusilado. El se decidió por la segunda opción al insistir en negarse a empuñar un arma.


            El 18/08/1937 escribió una carta muy emotiva a su madre y a su hermana, donde explicaba sus motivos y les decía que estaba muy tranquilo.


            Ese mismo día fue fusilado. Los componentes del piquete informaron que el reo fue cantando alabanzas a Jehová hasta el lugar de la ejecución.

 
            Se le considera uno de los primeros objetores de conciencia que ha habido en España.


            Más de mil jóvenes Testigos objetores de conciencia pasaron por las cárceles franquistas.

3 comentarios:

  1. Un gran ejemplo para nosotros los Testigos de Jehová.

    ResponderEliminar
  2. Un gran ejemplo para nosotros los Testigos de Jehová.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es muy elogiable la valentía de este chico, porque, si vas a la guerra, puedes tener alguna probabilidad de sobrevivir, aunque regreses en malas condiciones.
      Sin embargo, él optó por no luchar y por afrontar una muerte que me parece muy digna.
      Una lástima que estas cosas no aparezcan en los libros de Historia.
      Muchas gracias por su comentario y saludos.

      Eliminar