ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

domingo, 10 de noviembre de 2013

LA LEYENDA DE ANDROCLES Y EL LEÓN



Ahora vamos a descansar un poco de tanto hablar de las tragedias que se dieron en nuestra última Guerra Civil. Esta vez me voy a dedicar a hablar de una antigua leyenda romana.
Bueno, en otras partes he leído que esta leyenda pudiera ser del autor griego Esopo, que fue anterior a Roma, pero no me parece adecuado, porque no tengo noticias de que los griegos mandaran a luchar a los esclavos con animales feroces.
También me gustaría hacer algún comentario sobre los conocimientos que tiene la mayoría de la
gente sobre los romanos. Recuerdo que, cuando era pequeño, nos enseñaban en las escuelas que los romanos eran unos tipos bastante salvajes que se entretenían matando cristianos.
Eso, en parte puede ser cierto, aunque actualmente el tema de las persecuciones a los cristianos está en entredicho por parte de los historiadores.
Lo que sí está muy claro es que el Cristianismo se valió del Imperio Romano, con su amplia red de caminos y el uso homologado del latín, para darse a conocer por todo el mundo.
Tampoco deberíamos olvidar que el primer imperio que reconoció al Cristianismo fue Roma, por medio de Constantino I en 313 d de C.
Además, este mismo emperador, fue el primero que combatió llevando una cruz al frente de sus tropas, cosa que ocurrió por primera vez en la famosa batalla del puente Milvio.
Por otra parte, muchos de los santos que conocemos hoy en día fueron ciudadanos romanos, como San Pablo, o, más adelante, San Agustín, el cual vio la caída de Roma como una gran desgracia para el mundo.
Bueno, como seguir hablando de esto se haría larguísimo y aburriría a más de uno, prometo no salirme ya del tema e ir al grano.
Tenemos a un esclavo llamado Androcles, el cual fue vendido a un dueño que vivía en el norte de África. No olvidemos que esa zona también pertenecía al Imperio, al igual que esta orilla del Mediterráneo.
Allí, según parece, no disfrutó de un trato muy digno y optó por escaparse, lo cual estaba castigado en la legislación romana con la pena de muerte.
Eligió para hacerlo una noche muy oscura, así habría menos posibilidades de que lo atraparan.
Se encaminó hacia la costa, pero, a causa de un despiste, tomó el camino equivocado y realmente se dirigió hacia el interior del continente.
Tras varias horas de andar sin encontrar el camino correcto, se paró a descansar en la entrada de una cueva al borde de un barranco.
Al cabo de unas horas, fue despertado por el rugido de un león. Enseguida se dio cuenta de que se había dormido en la entrada de la guarida de este animal.
Intentó escapar, pero no pudo. Cuando ya sólo esperaba el ataque del animal, éste se sentó y empezó a gemir y a lamerse una de sus patas.
Androcles se dio cuenta de que el problema es que se le había clavado una gran espina en una de sus patas y le estaba provocando un dolor insoportable. Así que se la sacó y luego contuvo la hemorragia.
El león quedó muy agradecido y salió cojeando de la cueva. Al poco rato, le trajo a nuestro personaje un animal que había cazado para que se lo comiera.
Durante 3 años convivieron juntos el hombre y el animal. Cazaban, comían y dormían juntos.
Al cabo de este período, Androcles quiso volver a la llamada “civilización” y dejó solo a su amigo el león.
Poco rato después, fue capturado por unos soldados, los cuales se dieron cuenta enseguida que se trataba de un esclavo.
Lo mandaron a Roma, pues allí demandaban mucha gente de este tipo para luchar con las fieras en los anfiteatros.
Al cabo de unos días, lo destinaron a uno de estos espectáculos y le dieron una lanza, supongo que para que la diversión durara un poco más.
Al rato de haber pisado la arena, oyó el espantoso rugido de un león, el cual sonaba aún más fiero, pues acostumbraban a encerrarlos sin darles comida ni agua, para que se mostraran aún más salvajes ante el público.
El animal se acercó hasta el pobre de Androcles que estaba muerto de miedo y, al olerlo, en lugar de atacarle, se puso a lamerle una mano.
Todo el mundo, incluido el emperador y varios senadores, que estaban allí presentes, se maravillaron de esta conducta.
Así que el monarca le mandó que subiera a su palco para contarle lo sucedido. Allí le explicó que se trataba de un león amigo suyo y de las aventuras que habían vivido juntos.
El emperador quedó muy emocionado con este relato y, por ello, le dio la libertad a Androcles, junto con una buena suma de dinero.
Así, durante muchos años, pudieron pasear juntos por la calle como el que saca a pasear a su perro, que es lo que voy a hacer yo ahora.
Espero que os haya gustado. No deja de ser más que una leyenda, pero a mí me ha parecido una historia muy bonita.
Lo cierto es que me parece muy raro que en Roma condenaran a muerte a un esclavo, cuyo nombre parece griego, porque, en aquella época, los esclavos de esta procedencia eran los más cotizados y se consideraban esclavos de lujo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario