ESCRIBANO MONACAL

ESCRIBANO MONACAL
UNA GRAN OBRA MAESTRA REALIZADA EN MARFIL

sábado, 12 de octubre de 2013

LA TRISTE HISTORIA DE ELVIRA MADIGAN



A veces, se pone uno a buscar un dato y se encuentra con unas historias verdaderamente tristes. Esta es de las que gustaban antes tanto a las mujeres. Me refiero a esas películas a donde se iba a llorar.
            Lo cierto es que he estado escuchando el concierto para piano nº 21 de Mozart, llamado “Elvira Madigan” y se me ocurrió mirar quién fue este personaje.
            Mi sorpresa fue mayúscula, pues, no sé por qué, se me había ocurrido pensar que fuera el nombre de alguna ricachona y caprichosa americana, pero no entendía por qué le hubieran puesto su nombre a esta famosa composición, que, seguramente,  alguna vez ha oído casi todo el mundo.
            Pues, resulta que no. Se trata de una     historia romántica de las de antes y, no sé por qué, pero se parece mucho a la de Mayerling. A otro nivel, claro. Además, las dos mujeres tenían cierto parecido físico, por lo menos, por lo que podemos ver en las fotos de la época.
            Nuestro personaje nació nada menos que en Alemania, en 1867, y su nombre real fue Hedvig Antoinette Isabella Eleonore Jensen.
            Se puede ver que tenía un nombre un poco raro para ser alemán. Lo cierto es que nación en Flensburg, una ciudad que siempre fue de Dinamarca, hasta que en 1864, tras una dura guerra, los alemanes se quedaron con esa zona, que hoy está dentro del estado de Schleswig-Holstein.
            Su familia perteneció al mundo circense. Su padre fue un danés jefe de cuadras, Friedrich Peter Jensen,  y su madre fue una actriz finlandesa, Laura Cecilie Marie Olsen.
            Posiblemente, Elvira tomó ese apellido, cuando su madre se casó, en segundas nupcias, en 1892, pues el padre de Elvira había muerto en 1870, con el jefe del circo, un ciudadano americano llamado John Madigan. O sea, que algo he acertado.
            Ella siempre se dedicó a realizar acrobacias de todo tipo en el circo y, en una de esas giras, al llegar a Suecia, conoció a un teniente de la caballería sueca, llamado Sixten Sparre. Parece ser que ella hacía un número de acrobacia subida en el lomo de dos caballos.
            Lo demás vino todo seguido. Como es de prever, se enamoraron, pero su amor no tuvo mucho futuro, pues él ya estaba casado anteriormente y tenía 2 hijos con su esposa.
            Los dos amantes estuvieron unos 3 años viéndose en secreto, para no alarmar a la mojigata sociedad de la época.
            Al cabo de este tiempo, tomaron la decisión de huir juntos a Dinamarca, donde vivieron escondidos en pleno campo, para no ser reconocidos por nadie.
            Como Sixten era militar, su huida se calificó como toda una deserción, por lo que podría ser condenado a muerte por un consejo de guerra, si se le ocurría regresar a su país.
            En su escondite campestre, donde pasaron unas 2 semanas, tuvieron tiempo de darle vueltas a la cabeza, pensando en otras opciones, pero no encontraron ninguna que fuera aceptable. Así que tomaron la peor.
            Como no quisieron separarse más o, por lo menos, eso es lo que dice la historia, el 1 de julio de 1889, se internaron en el bosque y, tras comerse sus últimas provisiones, acabaron con sus vidas.
            Como él aún conservaba su pistola reglamentaria, disparó primero sobre ella y luego lo hizo sobre él mismo.
            La diferencia de edad era grande, pues, al morir, Elvira sólo tenía 21 años, mientras que Sixten ya había cumplido los 35.
            En 1967 se estrenó en Suecia una película sobre la vida y muerte de estos amantes, titulada “Elvira Madigan”, de Bo Widerberg.
            También se realizaron sobre este caso otras películas menos conocidas. Una sueca en 1943 y otra danesa en 1967.
            Por otra parte, el mismo año del suceso, el compositor sueco Johan Lindstrom Saxon estrenó una balada como homenaje a estos amantes.
            Aún hoy en día, los novios que se casan en la localidad de Tasinge, donde está el bosque en el que murieron ellos, tras su boda, suelen ir a dejar su ramo de novia en el lugar del hecho, señalado por una placa. Según dicen, así su unión será igual de duradera que la de esta triste pareja.
            En el museo militar sueco, se pueden ver algunos detalles, como las réplicas de los supuestos trajes que llevaban ambos, aunque yo dudo que un militar sueco entrar de uniforme en Dinamarca, porque las relaciones entre ambos países nunca fueron muy buenas.
            A estas alturas, todo el mundo se estará pensando qué tiene que ver esta chica con una composición que realizó Mozart un siglo antes. Pues, como todo tiene su explicación, resulta que el director Widerberg utilizó esta composición para la banda sonora de la película de 1967 y se hizo tan popular que, desde entonces, se conoce este concierto con el nombre de Elvira Madigan.
            Además, supongo que se haría esta historia más popular, porque estuvo nominada para los premios Bafta. La protagonista ganó el premio a la mejor actriz en el famoso Festival de Cannes. El director estuvo nominado para la Palma de Oro. También nominada la película para los premios Golden Globen y ganó también el premio National Board Review, a la mejor película extranjera, en 1967.
            Como anécdota, en esta última competición, quedó en segundo lugar la conocida película “La caza”, de Carlos Saura.
            Ese año, también se presentó a esta competición la famosísima película “El graduado”, lógicamente, compitiendo dentro de las películas nacionales USA, pero no consiguió ningún premio.
            También compitió en el mismo apartado una película basada en la famosa obra de Truman Capote, “A sangre fría”, pero tampoco resultó premiada.
            Ya sé que es una historia un poco rebuscada, pero, como he dicho siempre, la realidad supera muchas veces cualquier historia de ficción.

7 comentarios:

  1. Si que es triste la historia. Hoy sería muy difícil algo así porque cada vez somos más egoistas y solo pensamos en nosotros mismos. Cada vez es más difícil amar a alguien.

    ResponderEliminar
  2. Siempre, por miedo al escándalo, se toma la que es la peor decisión para todos, incluida la esposa del hombre. En nuestros días, seguramente, la parejita se hubiera exhibido delante de todos y todos hubieran dado de lado a la esposa legítima, pero tampoco se trata de eso.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que en esta decisión influyeron varias cosas como el escándalo social, provocado por una relación entre un hombre casado y una menor de edad, el escándalo religioso, pues no olvidemos que los protestantes son mucho más conservadores que los católicos, y, sobre todo, la deserción de un militar a otro país.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por instruirme; no me quedaba claro que Mozart hubiera puesto a una de sus composiciones, el nombre de quien existiría un siglo más tarde.

    ResponderEliminar
  5. Olviden a la sociedad, en todas las épocas y pueblos es igual, El egoísmo y soberbia de la Gente que te rodea especialmente los familiares que jamas te preguntan si eres Feliz, solo limitan a criticar y destruyen, relaciones tan hermosas como es el estar enamorados.

    ResponderEliminar
  6. increible historia...gracias por culturizar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado este artículo. Te animo a leer cualquiera de los más de 300 artículos que he publicado en este blog. Espero que también te gusten.

      Muchas gracias por tu comentario y saludos.

      Eliminar